OTRO [MÁS]

el lado b de mi otro blog

los encabronados

with 3 comments

hoy, en la estela de luz, el más infausto de los monumentos construidos por el estado mexicano en los últimos años, aunque seguramente no el más feo –supongo cualquier sebastián lo supera con creces–, se reunieron algunos miles de jóvenes a protestar. son, dicen unos, nuestros indignados. aunque, para ponerlo en nuestros términos, están más bien encabronados –una mezcla de enojo y festejo: festejan el descubrimiento de un poder que presienten tener.

a nuestros encabronados les han reclamado, igual que se les reclamó a los indignados españoles o a los ocupas niuyorquinos, que saben bien lo que no quieren, saben menos bien qué quieren y son incapaces de decir cómo se podría conseguir eso que quieren. son, dicen algunos, jóvenes enfadados porque el estado de bienestar que les prometieron sus padres ya no les alcanzó. carentes de cualquier ideología política sólo les preocupa perder el confort con el que vivieron sus padres. si esa es la causa del enojo de los indignados y los ocupas, quizá no sea ideológica pero tiene, me parece, suficiente lógica.

que nuestros encabronados no tengan ideología es, dicho sea de paso, un reclamo demasiado ideológico. tienen y tienen muchas. a veces contradictorias, pocas veces inmutables. su ideología a veces es esa “falsa consciencia de clase” diagnosticada por marx y otras es una “lógica propia de la idea (ideo-lógica) en contraste con lo regido por una lógica «externa»” –según escribe xavier rubert de ventós. el discurso ideológico –continúa– es “el pequeño excedente que rebasa este pensamiento o «reflexión» de fondo perfectamente lógico, integrado y funcional.” el discurso ideológico –agrega rubert de ventós– es uno que “parece trascender sus propios intereses y sacrificar la coherencia del emisor en favor de la consistencia del mensaje.” su ideología comparte, además, un pragmatismo quizás ingenuo: asumen sus ideas –como explicara rorty– como contingentes –podrían ser otras, quizás mañana mismo– y lo hacen con ironía y solidaridad –signo no menor fue la pacífica serie de porras de la unam, el poli y la uam, hecho que, en otras circunstancias, hubiera sido ríspido.

ideologizados o desideologizados, nuestros encabronados ofrecen un remix de consignas del sesentayocho francés –”se realista, exige lo imposible”– y mantras clásicos de la izquierda que elogian al che y al pueblo unido que nunca es vencido, con ocurrencias del momento –”gaviota, tu esposo es un idiota”–, reclamos a los medios –principalmente a televisa– y mentadas de madre.

no faltarán quienes digan que gritar “peña nieto chinga tu madre” no es una consigna política sino una simple majadería. se equivocan. parafraseando, de nuevo, a rubert de ventós –quien lo dice en relación al arte– la pregunta no es qué es lo político sino cuándo algo es político: en qué contexto una mentada de madre se convierte en un acto político. para quienes piensen que mentarle la madre a quien se pasa el alto en un crucero es lo mismo que un coro en una plaza pública mentándosela a un candidato, va la traducción: «peña nieto chinga tu madre» quiere decir «peña nieto no te creemos y no te queremos, no votaremos por ti y lo que tu partido representa». y quienes salgan con la cantaleta del discurso del odio seguramente pensarán que un “ojalá te mueras” tiene inevitables y fatales consecuencias para el destinatario.

por supuesto nuestros encabronados –como sus pares europeos y norteamericanos– no dicen lo que quieren, sólo señalan lo que les molesta. ponen el dedo en la llaga y no saben cómo sanarla. pero, seamos francos, nosotros tampoco. lo que están diciendo es que hay que cambiar los medios que hasta ahora hemos usado. no saben por cuáles y nosotros tampoco.

ya lo han dicho científicos y artistas: lo importante no es la respuesta sino plantear la pregunta correcta. ellos están preguntando –con sus consignas de encabronados. podemos sumarnos e intentar plantear correctamente las preguntas o seguir pensando que ya tenemos, desde siempre, la respuesta.

yo, por mientras, pregunto: ¿cuándo y dónde es la próxima cita de los 132?

Anuncios

Written by ahgalvez

23/05/2012 a 21:31

Publicado en Uncategorized

Tagged with

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Me encanta el “chingadamadre” de una chava en la marcha, grabada y subida al facebook hace unos días. Calro que no es una grosería, es una expresión para decir: cómo te explico que estoy cansada de lo mismo, en pocas palabras y con el sentimiento de desesperación que me provoca.

    Mercedes Murillo Carrillo

    24/05/2012 at 08:37

  2. Es importante tratar de esclarecer los posibles significados de todas estas manifestaciones de descontento. Me parece un buen intento de hacerlo.

    Patricia Garcia Cornejo

    24/05/2012 at 11:32

  3. […] partido no quiere decir, necesariamente, que un partido los tome a ellos. los 132 no tienen una ideología, tienen […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: