OTRO [MÁS]

el lado b de mi otro blog

democracia e información

leave a comment »

dicen algunos al criticar a los 132, que no se puede pensar ese movimiento como análogo ni al 68 en méxico ni a la primavera árabe del año pasado. que hoy y aquí, aunque imperfecta y con vicios, hay una democracia que antes o allá no había.

y, en principio, parece cierto. incluso la vapuleada televisa, con su innegable sesgo informativo que omite o exagera a voluntad la realidad de la que pretende dar cuenta, es sin duda hoy más plural y abierta que hace doce o veinte años. y no por un cambio en su postura ética sino porque es un negocio y saben que hay más consumidores hoy para una televisión aparentemente crítica que para una que abierta o tácitamente es aliada de ciertos políticos.

a la hora de contar los votos también la realidad es hoy muy distinta: el fraude a posteriori se complica al ser más quienes participan como observadores. también el fraude durante la elección parece menos probable: del mismo modo hay muchos ojos, acompañados de cámaras y teléfonos, que pueden registrarlo todo.

pero hay otras perversiones de nuestra democracia que a algunos críticos y comentaristas no les parecen suficientes como para descalificarla toda. el tema de la información es uno de ellos. para muchos –entre ellos los 132– la información es un elemento indispensable de una elección razonada. lo anterior parece indudable, pero de ahí concluyen que el que sea razonada es indispensable para que la elección también sea democrática. y eso no resulta tan claro.

ya decía fernando pessoa –en un texto de un elitismo aristocrático y autoritario absolutamente antidemocrático– que “el voto popular no es una manifestación de opinión; es una expresión de sentimiento.” a renglón seguido pessoa afirma algo que hoy resulta políticamente incorrecto en grado extremo: “el obrero es íntimamente incompetente para discutir la cuestión social.” de algún modo los 132 comparten esa idea, con la diferencia que no piensan que la incompetencia íntima sea también innata, consustancial a cierta condición, sino efecto, sobre todo, de la desinformación. si alguien elige mal –lo que hoy quiere decir: si alguien vota por peña y el pri, o por el seudoecologísta o por el partido de la gordillo, o por seguir como estamos– es porque no está suficientemente informado. al votar se puede cometer un error como al intentar responder quién postuló el principio de incertidumbre en la mecánica cuántica. si uno responde que fue einstein es por ignorancia o –segunda opción– por mala fe. es mi muy grosera hipótesis de por qué alguien votaría por el pri: ignorancia o cinismo.

los defensores de la democracia saben que una regla básica es que ni se debe ni se puede distinguir entre el voto del bruto y el del sabio. en la urna la voz del docto cuenta tanto como la del menos instruido. la cadena que va de suponer que uno puede equivocarse al votar, que se equivoca porque ignora lo que debe saber, y que al estar informado se podrá saber bien por quién votar, es inadmisible para el auténtico demócrata. quien vota tras haber analizado cuidadosamente las propuestas de cada candidato no tendrá más peso que quien lo hace pensando que un candidato es más guapo que el resto.

aunque también podríamos pensar que quienes así la ven piensan en la elección como en el clímax democrático. ni el juego previo ni las caricias posteriores tienen el peso o el valor del momento orgásmico de seleccionar un nombre en una lista. y si el lector atento del kamasutra puede ser mejor amante, ¿el elector informado no puede ser un mejor votante? –y la idea de que hay electores mejores y peores, dependiendo de qué tan informados se encuentren, ¿realmente contradice el espíritu democrático? ¿no es uno de los ideales de la democracia moderna no sólo la elección universal sino el acceso universal a los medios que harán del voto algo más que la expresión de un sentimiento, cargándolo más hacia ser la manifestación de una opinión razonada y razonable? más aún cuando existe la sospecha, acaso no tan infundada, de que el estado de desinformación generalizada –por llamarle de alguna manera– es algo aprovechado activamente por aquellos que se resisten a cambios mayores en el sistema.

Anuncios

Written by ahgalvez

01/06/2012 a 21:01

Publicado en Uncategorized

Tagged with

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: