OTRO [MÁS]

el lado b de mi otro blog

el arte de la prueba

with one comment

en la reciente y en varios aspectos decepcionante sesión del tribunal electoral que decidió la validez de las elecciones de julio pasado, uno de los ministros hizo una cita, con tono recitativo de brindis en honor de la quinceañera, algo sobre el arte de la prueba. ahora ya no recuerdo ni lo que dijo ni el autor –creo era bentham– pero la frase se me quedó grabada: el arte de la prueba. ya había tuiteado algo sobre el estatuto de la pruebapero me gustó más, para intentar revivir este lado b de mi otro blog, el título que me ofrecía la cita del ministro: el arte de la prueba. será porque mi interés por la condición o estatuto de la prueba o, más bien, de lo que hace o constituye una prueba, tiene que ver –gajes del oficio– más con temas de representación que con precisiones judiciales –aunque en el fondo no pienso que estén tan separados ambos asuntos.

como muchos que votamos por el segundo lugar, creo en el nada claro ni legal uso de medios –económicos o de información– por parte del equipo de peña nieto. es más: lo vi y lo viví. horas de propaganda disfrazada de información imparcial en la televisión o el radio; la insistencia de los comentaristas en encuestas que no parecían reflejar mi realidad y que al final comprobamos se alejaron del resultado real de las elecciones; notas, fotografías y videos en la red que mostraban cómo el pri transformó la campaña en trueque de baratijas por votos. pero toda eso debía ser procesado y representado de un modo específico para constituir una prueba en el ámbito legal.

recordé lo que había leído en un libro de john tagg sobre la fotografía y sus historias, el peso de la representacióncon declarada influencia de foucault –pensemos en la verdad y las formas jurídicas, tagg explica la manera como la fotografía –inventada casi al mismo tiempo en que la investigación policial busca una objetividad científica en sus procedimientos– fue consolidándose como una prueba válida en los tribunales. tagg cita un manual sobre pruebas fotográficas, escrito en 1967 por s.g.ehrlich, miembro de la sociedad americana de científicos e ingenieros fotográficos, titulado photographic evidence: the preparation and use of photography in civil and criminal cases. ehrlich sugiere –tan tardíamente como 1967– que los fotógrafos forenses y criminales “deben esforzarse por conseguir más la precisión que el efecto” y añade que “del hecho de usar fotografías aparentemente realizadas con criterios profesionales se derivan ventajas procesales” –y subrayo: aparentemente.

también recordé otro libro, éste sobre representación en la ciencia, de lorraine daston y peter galison, objectivity. daston y galison estudian el surgimiento de la objetividad como criterio científico a partir del paso de las representaciones gráficas hechas a mano –dibujos, acuarelas o grabados– y aquellas que se basan en mecanismos como la cámara fotográfica o instrumentos de medición. explican que antes de la objetividad la ciencia perseguía más bien el realismo –como el arte– que se construía como una media ideal a partir de cientos de observaciones. las flores que vemos en los tratados de lineo, por ejemplo, no son reales sino la construcción de un ideal a partir de muchos especímenes estudiados. la fotografía cambió el modo de ver o, más bien, de representar la verdad: en vez de un realismo genérico se privilegió la objetividad de lo particular.

por supuesto ambas lecturas de la objetividad deben algo a la idea de que nuestra idea de lo verdadero es eso, una idea. lo cual no implica –necesariamente– que la verdad no exista, sino que para probarla, para demostrarla, hay que seguir procedimientos y cumplir protocolos precisos. ¿cómo se logra que un puerco, un pato y una cabra sean pruebas de una campaña electoral ilegal? ¿cómo se demuestra no sólo el ofrecimiento de ciertos beneficios a cambio del voto sino que el voto estuvo efectivamente condicionado por los mismos? ¿o cómo se prueba que lo dicho por un comentarista en la televisión o lo publicado en una encuesta no son simples opiniones o graves errores sino parte de una campaña orquestada, peor: de una conspiración?

la gran decepción de lo que pasó en la sesión final del tribunal electoral tiene que ver en buena parte con la incapacidad de los abogados de lópez obrador para ejercer convincentemente el arte de la prueba. según parece por lo dicho por los magistrados ningún argumento fue válido, ninguno aportó el menor indicio para dudar razonablemente ya no de las elecciones sino de lo que pasó antes, durante las campañas. eso, a mi, me parece poco creíble y me parece una demostración de que los magistrados no cumplieron cabalmente con su responsabilidad –que en un preciso texto describió jesús silva herzog márquez.

toda esa historia –triste, digo yo– me hizo recordar lo que alguna vez explicó andreas schleicher, director del programa de evaluación de estudiantes (pisa) de la ocde, sobre los resultados obtenidos por méxico. los resultados bajos, dijo, implican un bajo desarrollo del conocimiento científico y la tendencia a confundir ideologías, creencias e ideas. será legal entonces y, si quieren, hasta legítima, pero el proceso para calificar a la elección no dejó de ser confuso y aunque sin duda la responsabilidad de probar era de quien acusó, la decisión de los jueces mantuvo las cosas casi prácticamente igual que como estaban antes: como asunto de fe o de confianza, no de conocimiento objetivo. un problema, tal vez, de educación.

Anuncios

Written by ahgalvez

02/09/2012 a 10:00

Publicado en Uncategorized

Tagged with ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Y si la prueba, que bien suena a experimento o a empiria, es una constante en nuestros sistemas, hoy tengo respuestas sobre que argumenta la elasticidad de las leyes que intentan ordenar y dar justicia al país

    sarah

    03/09/2012 at 08:36


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: