OTRO [MÁS]

el lado b de mi otro blog

el perico morado

with one comment

había una vez un perico morado que repitió varias veces —no demasiadas, es cierto, y en voz baja, si eso se puede decir de un perico— que su color lo hacía único, más bello que cualquier ave del paraíso y que eso, simplemente eso, le daba un valor incomparable y que por favor le creyeran y no lo fueran a criticar. fin de la fábula.

hace unos días vinieron jacques herzog y pierre de meuron a méxico a dar una conferencia. la plática fue un éxito: lleno total. no era de extrañar: son buenos arquitectos, reconocidos prácticamente por todos y con razón: su trabajo los respalda. pero al terminar la plática tuvimos noticia de que h&dm trabajarían en la ciudad de méxico, encargados de proyectar barrios temáticos en distintas zonas de la ciudad. en 3 o 4 tuits dije, más o menos, que bien, pero ¿por qué ellos y por qué eso? cuando algunos amigos me preguntaron la razón de mis comentarios, decidí explicarme y lo hice en el lado a de este blog.

hoy, simon levy, director de calidad de vidala empresa paraestatal del gobierno del distrito federal que está a cargo de los proyectos que harán h&dm, me envió en tuiter una liga a su blog en animal político. el título de la entrada es el avestruz de color púrpura. resumo la “fábula” que pueden leer allá: un día aparece un avestruz púrpura en un zóológico, otras aves, insatisfechas y celosas, hacen un ruido atroz hasta que la echan fuera. se va a otro zoológico que resulta exitoso y aquél del que huyó fracasa.

tras ese momento de esopo redivivo —¿será que ayer fue domingo de resurrección?—, levy escribe, entre otras cosas llenas de lugares comunes sobre la “desinformación en la era de la información”, que “la generación en que vivimos podría encontrarse frente a la caducidad de reglas del espacio-mundo real donde la tecnología crea a través de los blogs y del marketing digital, microfranquicias informativas o paleros robotizados a modo eficaces en el desprestigio. si acaso, también periodistas reales que buscando adaptarse a la nueva realidad, viven de infraestructuras del pasado usando renovados seudónimos o máscaras digitales que combinan las relaciones con la eficacia de crear opiniones virales que retuitean creencias.” en otras palabras, tratando de sacar algo en claro de la prosa de nuestro fabulista, parece que levy desconfía de las opiniones ajenas y, peor, rehuye la crítica abierta en las redes sociales. llega incluso a escribir que “las bondades de la democracia de la tecnología” —¿eh?— “si bien crean más oportunidades y transparencia en la información, está resultando ser tan peligrosa (sic) como la censura totalitaria.” de nuevo traduciendo: levy piensa que el poder de que cualquiera pueda decir lo que piensa es tan grave como lo contrario, la censura totalitaria. un absurdo, pues, al que suma estas preguntas: “hacia dónde vamos con la regulación de los medios digitales y los espacios? ¿la libertad de unos por opinar puede terminar con la dignidad de otros al intentar progresar?” —¿entienden algo?

como no conozco a simón levy y ya que me envió una liga a su fábula y la complicada disquisición sobre  los peligros de la libertad de opinión, y yo opiné sobre algo que le atañe —el tema de herzog y de meuron, que probablemente para abreviar podríamos desde ahora llamar la avestruz púrpura— supongo que algo me quiso decir. lo curioso es que no dice nada de lo que debió haber dicho. en mi texto yo hice, al final, cuatro simples preguntas: ¿por qué las zodes, por qué esas zodes, por qué en esos lugares y, también, por qué esos arquitectos y no otros? yo no quería una fábula de esopo, ni de la fontaine. como director de una “empresa de participación estatal mayoritaria” que pretende ejecutar grandes proyectos en la ciudad —así sea con recursos privados— supongo sería muy fácil responder eso: ¿por qué las zodes, por qué esas zodes, por qué en esos lugares y, también, por qué esos arquitectos y no otros? —aunque quizá no: si ustedes van a la liga plan de trabajo 2013 en la página de calidad de vida, la encontrarán vacía. y responder con datos y no con fábulas a críticas y opiniones —que eso son, sí.

en fin, a mi juicio, lo mejor del texto de levy es el epígrafe de goethe, puesto muy bien en práctica por nuestro autor: “se tiende a poner palabras allí donde faltan las ideas.”

Anuncios

Written by ahgalvez

01/04/2013 a 13:57

Publicado en Uncategorized

Tagged with ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Muy buen texto Alex

    estarok

    05/04/2013 at 08:22


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: