OTRO [MÁS]

el lado b de mi otro blog

el pozo y el lago

leave a comment »

llueve. hoy al igual que ayer y que muchos otros días de este húmedo y frío verano del 14 —2014. parece que ese será el futuro que nos espera: lluvias, viento, granizo y veranos menos soleados y calurosos. cuestiones del cambio climático y de habitar una ciudad a más de dos mil metros sobre el nivel del mar en lo que los geólogos llaman una cuenca cerrada. la batalla de la ciudad de méxico o, más bien, de sus habitantes contra el agua es no sólo ancestral sino incluso fundamental: el origen de la ciudad está en el lago pero su crecimiento dependió de negarlo y, finalmente, desaparecerlo.

llueve. no se cuántos milímetros pero bastantes. no se cuánta agua se escurra por calles y banquetas y termine en el drenaje profundo, pero mucha. suficiente, tal vez, para abastecer a una ciudad de mediano tamaño. con todo y las grandes inversiones que a lo largo de los siglos se han realizado para desaparecer los lagos sobre los que se asentó la ciudad, ésta se sigue inundando. cada año. hace una semana tan sólo el jefe de gobierno anunciaba, tras una fuerte lluvia acompañada de granizo, que los accesos al viaducto elevado sobre periférico —obra bastante mal hecha y muy criticada, por cierto— serían gratuitos: a nivel del suelo la autopista se había inundado.

llueve. y cada año las lluvias son calificadas de atípicas aunque todos sabremos que vendrán. y sabemos —porque los científicos lo han dicho— que el aumento en la cantidad de agua que cae cada año no es ya algo atípico sino una tendencia.

llueve y leo una nota en milenio: pemex perforará en la ciudad de méxico dos pozos de dos kilómetros de profundidad para comprobar la existencia de un manto de agua potable que sería “una nueva fuente de abastecimiento para la ciudad.” secamos el valle y secamos ya muchas zonas vecinas. la ciudad ha crecido hasta albergar a más de 20 millones. demasiados. el agua ya no alcanza. y ya no tiene sentido irla a buscar más lejos: busquémosla en las profundidades del subsuelo capitalino: a dos kilómetros bajo el nivel de la ciudad.

llueve y sin entender nada de geología ni de hidráulica, me pregunto si no sería bueno intentar retener y utilizar el agua que cae sobre el suelo antes de irla a buscar dos kilómetros bajo el suelo.

Anuncios

Written by ahgalvez

24/08/2014 a 19:52

Publicado en Uncategorized

Tagged with

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: