OTRO [MÁS]

el lado b de mi otro blog

analizando la margarita

leave a comment »

ayer en el periódico reforma, guadalupe loaeza publicó un texto titulado deshojando la margarita. “«me quiere mucho, poquito o nada», decimos cuando deshojamos la margarita para descubrir los sentimientos de nuestra pareja. utilizando una fórmula similar, enrique y yo nos hemos dado a la tarea de responder 7 preguntas de 15, que en principio hubieran hecho a los vecinos de la delegación cuauhtémoc (publicadas en reforma el 2 de septiembre), respecto al proyecto mejor conocido como el corredor cultural chapultepec. ahora sabemos que la consulta será nada más de cinco y que se realizará el domingo 27 de septiembre.”

me parece que las respuestas que da a esas preguntas nos pueden servir para entender lo engañoso del planteamiento de la consulta y la poca o, de hecho, mala información que el gobierno del distrito federal difunde al respecto. veamos:

1. ¿qué mejoras te parecen más importantes en avenida chapultepec? guadalupe loaeza responde primero lo que es obvio y la mayoría secundamos: las banquetas y luego iluminación. dice también que “fuera  de la casa lamm y algunos otros espacios privados,” no tiene “noticia de espacios públicos que promuevan la cultura con regularidad.” lo cual resulta curioso pues entre galerías, librerías, foros y la actividad cultural en la misma calle —definan cultura, pues— está zona está todo menos desprovista de equipamiento para esos fines —sólo recuerden lo que pasa durante el corredor cultural roma-condesa. un mapeo sería mucho más efectivo y revelador que cualquier opinión.

2. ¿actualmente te sientes seguro al cruzar caminando por avenida chapultepec? guadalupe loaeza responde no, como supongo lo haríamos la mayoría. Pero para mejorar las condiciones de cruce en avenida chapultepec es evidente que no hace falta un segundo piso que nos lleve de oriente a poniente —la misma dirección de la calle— sino buenas banquetas y buenos pasos peatonales, menos carriles para autos y buena señalización, que le permitan a los peatones cruzar transversalmente la avenida, atravesarla, pues, no pasearse seis metros arriba del suelo de una estación de metro a otra tras haber subido más de 80 metros en una rampa.

3. ¿te parece que el espacio actual del camellón de chapultepec es suficiente para transitar y además realizar actividades sociales, culturales o recreativas? la respuesta de guadalupe loaeza es de nuevo no: no hay espacio. pero es otro ejemplo de una pregunta mal planteada, engañosa: ¿por qué el camellón debiera ser más grande y qué son “actividades culturales o recreativas”? ¿bailar danzón y jugar futbol? la solución obvia —que es la que a PROCDMX, su socio inversionista y sus arquitectos no les conviene mostrar claramente— es ¡ampliar las banquetas! con buenas banquetas mejorarían las condiciones de todos los predios con frente a la avenida chapultepec y se podrían dar actividades tan culturales y recreativas como en muchas otras ciudades del mundo: caminar, sentarse en un prado bajo un árbol o en una terraza, pasear con los niños y las mascotas —sobre eso léase lo que escribió julio trujillo. para nada de eso —lo demuestran prácticamente la totalidad de las buenas calles del mundo, hace falta un nivel extra, a seis o siete metros de altura.

4. ¿has asistido a los módulos informativos, recibido información por algún medio o participado en asambleas informativas relacionadas con este proyecto o has visitado la página de internet del ccch www.ccchapultepec.mx encontrando la información que buscas? guadalupe loaeza responde otra vez no: “nadie nos ha avisado, ni notificado, ni invitado a ninguna de las reuniones.” ése es uno de los problemas mayores de la consulta ideada por PROCDMX. sin información suficiente y clara, ¿de qué vale preguntar? simón levy ha dicho que se presentarán a la ciudadanía dos opciones: a nivel y el paseo del centro comercial elevado, pero las imágenes que ha mostrado de la primera opción son decepcionantes. no porque esa no sea la solución óptima —al contrario—, sino porque sus arquitectos parecen haber dedicado muy poco tiempo a estudiar cómo se dibuja bien una banqueta y menos a hacerlo. es, de nuevo, una comparación engañosa.

5. ¿desde que tú vives en esta zona, ha tenido cambios? la respuesta de guadalupe loaeza es de nuevo curiosa, pues afirma que desde que se cambiaron “a la colonia roma, hace once años, han caído muchas casas para construir edificios que albergarán mucha más gente que la que había sin mejorar los servicios.” la respuesta es más general que lo que supondría pensar solamente en avenida chapultepec, lo que implica que quizás sea ambigua. pero además deja ver que, ya que no se han mejorado los servicios, el abandono de esa zona —como de muchas otras de la ciudad— es ya una mala costumbre del gobierno del distrito federal.

¿la solución es concesionar el espacio público para que el mantenimiento lo proporcione algún inversionista privado y el gobierno no gaste los impuestos que pagamos en aquello que, parece, debería gastarlos?

6. guadalupe loaeza dice que “las condiciones de seguridad y espacios públicos de las zonas aledañas a avenida chapultepec son malas,” y peores en la zona rosa y la glorieta del metro insurgentes. esto es verdad, pero a medias: sí, la avenida chapultepec y esas zonas han padecido el abandono y la negligencia de gobiernos que hoy, para enmendar su irresponsabilidad, no encuentran mejor opción que encargarle el mantenimiento del espacio público a un particular a cambio de que ahí haga un muy buen negocio. pero la inseguridad habría que valorarla y analizarla a la luz de datos y no de prejuicios. alexis cherem y josé merino lo hicieron y no resulta evidente que esa zona sea la más violenta de la ciudad. tampoco es ni sodoma ni gomorra. la calidad del espacio público, físicamente, sí, es deplorable; en cuanto a intensidad de uso al contrario. nada de eso justifica ni el modelo de inversión ni el proyecto planteado.

7. de ahí la séptima pregunta: ¿está de acuerdo con transformar la avenida chapultepec? ¿la calle completa con un corredor elevado o sólo con parque a nivel de piso? la respuesta de guadalupe loaeza es doble: estoy de acuerdo en transformar la avenida chapultepec —con lo que me parece la gran mayoría hemos coincidido— “y que sea con un corredor elevado,” aunque apunta a los cuestionamientos que ha hecho brian nissen.

como ya se vio, ninguna de las preguntas de la consulta implica que sea necesario construir un segundo piso de espacio comercial —eso es— y la respuesta se vuelve un tema de mero gusto. el título del artículo de guadalupe loaeza por eso resulta revelador: deshojando la margarita para ver si sí, si no o si tal vez.

hasta ahora no he encontrado de parte de quienes proponen y defienden el centro comercial elevado a media calle sobre la avenida chapultepec nada que no se base en prejuicios, gustos o argumentos circulares. el más claro de estos últimos es que la inversión privada es necesaria para construir algo que hace falta para que la inversión sea rentable, pues no hay ningún otro motivo, ni urbano ni de movilidad, ni cultural o social, que justifique lo que se propone.

los peros, en cambio, son muchos y me parece que más razonados. por ejemplo, es falso que la ciudad no invierta en este proyecto: pone lo más valioso, el terreno mismo, que supera los 100 mil metros cuadrados y al costo de los terrenos de esa zona duplicaría la inversión hecha por los constructores del mall. a cambio, la ganancia es mínima: 360 millones de pesos durante 40 años cuando el inversionista ganará al menos 15 veces eso. que el armatoste construido sea una ganancia no es tampoco seguro, pues de nuevo no se justifica su necesidad ni sus beneficios para la ciudad de ninguna otra manera. que nos ahorremos impuestos es falso: ¿ya le dijeron de cuánto será el descuento en su predial a cambio de ceder, como coinversor, parte de su patrimonio —la calle, pública— a un negocio privado?

el paseo elevado, si multiplicara espacio público, lo hace donde no se necesita: arriba de una calle. habrá que subir más de seis metros —rampas de más de 80 metros de largo— para llegar a un lugar que no es, por lo mismo, accesible. tampoco es incluyente, al contrario. cuando ante el consejo consultivo del ccch argumenté que no es incluyente un espacio donde un par de cafés cuestan lo que el salario diario de la mayor parte de la población de la ciudad, algún consejero dijo que no se había entendido que “no se cobrará por entrar”. me queda claro que algunos consejeros, así como los funcionarios que proponen esto, debieran leer estudios, que abundan, de sociólogos y antropólogos urbanos estudiando cómo un espacio de consumo excluye inevitablemente a muchos quienes no tienen los medios para hacerlo, aunque no les cobren por entrar. sin leer nada, sentarse media hora en antara y analizar el perfil socioeconómico de los paseantes bastaría para confirmar esos estudios.

finalmente lo más grave es que eso no hace falta: una vez arregladas las banquetas, reducidos los carriles de circulación para autos, construidas ciclovías y sembrados árboles —que, según parece, es también parte del plan: la más útil y la menos costosa— ya no hace falta construir el paseo elevado, excepto si el objetivo principal es hacer un buen negocio para unos cuantos.

la decisión, pues, no depende de lo que nos sugiera la última hoja de la margarita; tampoco resulta lógico ni prudente plantearlo en una consulta apresurada y con preguntas tendenciosas. es responsabilidad de los funcionarios públicos —procdmx— plantear todas las alternativas en iguales condiciones, explicar los pros y los contras de ambas soluciones —es impensable que no “encuentren” válida ninguna objeción al corredor elevado— y es responsabilidad de los ciudadanos que participan en el consejo consultivo hacer que este proceso sea claro y con la transparencia que antes no tuvo todo este proceso —entre otras razones que ha analizado rodrigo díaz..

la solución está a la vista de todos, se ha hecho en muchas ciudades, incluyendo la de México: como en Times Square, hacer una prueba de mejores espacios para los peatones con elementos simples: pintura, mobiliario, plantas, mostrarle a los ciudadanos que es posible hacer más con menos y extender los beneficios de una intervención en avenida chapultepec a más kilómetros, con ganancias para todos y no sólo para unos pocos inversionistas. si el gobierno del distrito federal y los miembros del consejo consultivo se toman esta tarea en serio y sus intereses son los de la mayoría de la población, sabrán que debe darse el tiempo para informar, valorar y probar y luego, las cosas bien pensadas, decidir sin necesidad de deshojar margaritas.

Anuncios

Written by ahgalvez

11/09/2015 a 11:08

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: