OTRO [MÁS]

el lado b de mi otro blog

Posts Tagged ‘política nacional

los encabronados

with 3 comments

hoy, en la estela de luz, el más infausto de los monumentos construidos por el estado mexicano en los últimos años, aunque seguramente no el más feo –supongo cualquier sebastián lo supera con creces–, se reunieron algunos miles de jóvenes a protestar. son, dicen unos, nuestros indignados. aunque, para ponerlo en nuestros términos, están más bien encabronados –una mezcla de enojo y festejo: festejan el descubrimiento de un poder que presienten tener.

a nuestros encabronados les han reclamado, igual que se les reclamó a los indignados españoles o a los ocupas niuyorquinos, que saben bien lo que no quieren, saben menos bien qué quieren y son incapaces de decir cómo se podría conseguir eso que quieren. son, dicen algunos, jóvenes enfadados porque el estado de bienestar que les prometieron sus padres ya no les alcanzó. carentes de cualquier ideología política sólo les preocupa perder el confort con el que vivieron sus padres. si esa es la causa del enojo de los indignados y los ocupas, quizá no sea ideológica pero tiene, me parece, suficiente lógica.

que nuestros encabronados no tengan ideología es, dicho sea de paso, un reclamo demasiado ideológico. tienen y tienen muchas. a veces contradictorias, pocas veces inmutables. su ideología a veces es esa “falsa consciencia de clase” diagnosticada por marx y otras es una “lógica propia de la idea (ideo-lógica) en contraste con lo regido por una lógica «externa»” –según escribe xavier rubert de ventós. el discurso ideológico –continúa– es “el pequeño excedente que rebasa este pensamiento o «reflexión» de fondo perfectamente lógico, integrado y funcional.” el discurso ideológico –agrega rubert de ventós– es uno que “parece trascender sus propios intereses y sacrificar la coherencia del emisor en favor de la consistencia del mensaje.” su ideología comparte, además, un pragmatismo quizás ingenuo: asumen sus ideas –como explicara rorty– como contingentes –podrían ser otras, quizás mañana mismo– y lo hacen con ironía y solidaridad –signo no menor fue la pacífica serie de porras de la unam, el poli y la uam, hecho que, en otras circunstancias, hubiera sido ríspido.

ideologizados o desideologizados, nuestros encabronados ofrecen un remix de consignas del sesentayocho francés –”se realista, exige lo imposible”– y mantras clásicos de la izquierda que elogian al che y al pueblo unido que nunca es vencido, con ocurrencias del momento –”gaviota, tu esposo es un idiota”–, reclamos a los medios –principalmente a televisa– y mentadas de madre.

no faltarán quienes digan que gritar “peña nieto chinga tu madre” no es una consigna política sino una simple majadería. se equivocan. parafraseando, de nuevo, a rubert de ventós –quien lo dice en relación al arte– la pregunta no es qué es lo político sino cuándo algo es político: en qué contexto una mentada de madre se convierte en un acto político. para quienes piensen que mentarle la madre a quien se pasa el alto en un crucero es lo mismo que un coro en una plaza pública mentándosela a un candidato, va la traducción: «peña nieto chinga tu madre» quiere decir «peña nieto no te creemos y no te queremos, no votaremos por ti y lo que tu partido representa». y quienes salgan con la cantaleta del discurso del odio seguramente pensarán que un “ojalá te mueras” tiene inevitables y fatales consecuencias para el destinatario.

por supuesto nuestros encabronados –como sus pares europeos y norteamericanos– no dicen lo que quieren, sólo señalan lo que les molesta. ponen el dedo en la llaga y no saben cómo sanarla. pero, seamos francos, nosotros tampoco. lo que están diciendo es que hay que cambiar los medios que hasta ahora hemos usado. no saben por cuáles y nosotros tampoco.

ya lo han dicho científicos y artistas: lo importante no es la respuesta sino plantear la pregunta correcta. ellos están preguntando –con sus consignas de encabronados. podemos sumarnos e intentar plantear correctamente las preguntas o seguir pensando que ya tenemos, desde siempre, la respuesta.

yo, por mientras, pregunto: ¿cuándo y dónde es la próxima cita de los 132?

Anuncios

Written by ahgalvez

23/05/2012 at 21:31

Publicado en Uncategorized

Tagged with

mi república en internet

with 2 comments

en mi pequeña república en las redes sociales peña nieto ya perdió hace tiempo. entre mis seguidores y quienes sigo en twitter o en facebook entre mis amigos –palabra usada con demasiada ligereza– poquísimos confiesan su preferencia por el priista y una abrumadora mayoría declara abiertamente un rechazo incluso extremo –me cuento entre esos últimos. no conozco nadie que haya sido consultado para una encuesta y en las nada científicas de sobremesa si peña rebasa a quadri es sólo por el efecto negativo de la gordillo.

en esa república de limites bien dibujados, vemos con gusto cómo una crítica o una burla a peña se reproduce en miles de voces que la festejan, nos emocionamos cuando la protesta genera consensos casi inmediatos y nos invade la esperanza de un futuro promisorio y nos enoja cuando el comentarista de turno aduce, no sin razón, que ese amplio movimiento ciudadano no rebasa las decenas o, con suerte, centenas de miles. nos enoja, sobre todo, porque sabemos que es cierto, pero no porque pensemos, como asumimos hace el comentarista, que somos una élite encerrada en su laberinto de conexiones y retuits.

no, nosotros no estamos encerrados –decimos– estamos, por fin, afuera, libres. los otros son los que están encerrados, atrapados allá afuera –afuera de las redes de intercambio acelerado de información. y ese es su problema: estar afuera, haber sido excluidos y ser por tanto presa fácil de quienes manipulan la información.

como estamos adentro conocemos a alguien que conoce a alguien que trabaja en los medios y que confirma extraoficialmente nuestras sospechas: hay una confabulación entre los medios y la plutocracia –que son casi la misma cosa– para apoyar al candidato del pri. peor: ellos han construido esa candidatura de telenovela. si en los peores años del pri era el partido quien dominaba en la relación entre los medios y el poder, hoy es al revés: los medios deciden por ellos y por nosotros.

no contaban, por supuesto, con ese nuevo poder que tenemos todos –bueno, nosotros– en las manos: estamos conectados todo el tiempo y podemos completar, corregir o negar la información que ellos quieren controlar. ya no sólo tenemos el poder de la información sino que ahora saldremos a la calle. como en la plaza tahrir, como los indignados en madrid, como los ocupas de manhattan, nos haremos visibles para que nos cuenten y vean que contamos.

pero ¡ay!, ya nos contaron y saben cuántos somos –loret de mola hizo las cuentas en público: de ciento diez millones de personas, la cuarta parte tiene acceso a internet y de esos sólo 5 millones tienen twitter y de esos una minoría es la que se interesa en la política, incluidas cuentas pagadas y virtuales. lo que nosotros pensábamos era nuestra fuerza –ser de aquellos pocos que están conectados y, por tanto, informados– ellos saben que es nuestra debilidad: ser de aquellos pocos, poquísimos, que están conectados y, por tanto, informados.

por lo pronto, seguiremos conspirando contra los conspiradores o, si no llegan a tanto, los oportunistas que se aprovechan de que nuestra república de las redes sea nada comparada con el territorio televisa –más amplio, parece, que el territorio telcel. si no logramos salir de nuestras redes pensaremos que no fue culpa de pasar demasiado tiempo frente a la pantalla, que no fue el no haber salido más a la calle, sino que fue ese poder, sutilmente violento, de la desinformación como estrategia.

Written by ahgalvez

21/05/2012 at 19:46

Publicado en Uncategorized

Tagged with ,

¡fuera, fuera, fuera!

with one comment

al candidato del pri le gritaron. algunos alumnos de la iberoamericana lo acusaron de asesino y le exigieron que saliera de la universidad. majaderos, irrespetuosos y, peor, intolerantes y ¡fascistas! me parece que verlo así es un exceso de gazmoñería política. es no entender, en principio, que lo del viernes no fue ni una discusión ni un debate –como supongo tampoco lo fueron con los otros candidatos. fue un acto de masas, como un concierto o un partido de futbol. eso es parte de la política, para bien y para mal: son las masas rebelándose y las masas conformándose, tomando partido, manifestando sus opiniones. a gritos, sí, como a gritos apoyas a tu equipo o vitoreas a tu grupo favorito. la arena más que el ágora.

pero no hay diferencia entre gritarle a un candidato ¡presidente! y gritarle ¡fuera! en un caso quiere decir que lo apoyas y en otro que no. esperamos que el apoyo o el rechazo sean razonados. todavía más: con razones políticas. que el grito de aprobación si se traduce en voto a favor sea por una justa valoración entre convicciones y conveniencia. igual en caso contrario.

gritar asesino es distinto. no es sólo muestra de aprobación o rechazo sino claramente una acusación y como tal exige pruebas. su lugar no es ni el ágora ni la arena sino la corte. pero la turba que gritaba asesino con manos pintadas de rojo no linchó a nadie ni pidió cabezas. más que una acusación fue un acto mediático y publicitario, más efectivo, ya se ve, que preguntar “¿cuál fue su responsabilidad ante lo que sucedió en atenco? y, aunque más estridente, del mismo valor que firmar ante notario supuestos compromisos políticos sabiendo que dicho acto no supone ninguna obligación legal. propaganda pura.

más allá de lo anterior, lo que ocurrió en la ibero demuestra lo que las estadísticas ya habían mostrado: que en el distrito federal hay un claro rechazo al pri y lo que representa, incluso entre clases medias y acomodadas. el mismo rechazo es patente en la república virtual del twitter. se pueden aventurar hipótesis sobre las razones de tal rechazo, entre las causas probablemente cabría incluir el acceso a otros medios de información. equivale, entiendo, a llamar desinformados a los partidarios de peña, lo que habrá a quien le parezca desmesurado y, peor, abusivo. pero la embestida desinformativa en varios medios –desde no mencionar el asunto hasta la grosera manipulación y tergiversación de los hechos emprendida por la organización editorial mexicana (véase lo que comenta antonio marvel en su blog)– parece, además de darle valor a las hipótesis de una mafia que conspira en pro del pri, confirmar que el terreno en el que se juega la elección no es, repito, el ágora sino la arena y que en la arena la información con más efecto es la más efectiva.

Written by ahgalvez

13/05/2012 at 09:03

Publicado en Uncategorized

Tagged with

propuestas electorales y derechos de autor

leave a comment »

esa propuesta la hice yo primero –dice andrés manuel cuando peña nieto propone apoyos económicos a los mayores de 65 años. también dice que peña “es un reverendo…” y hace una calculada pausa, más allá de su acostumbrado ritmo para hablar, permitiéndonos inferir lo que sigue –yo, por ejemplo, pensé ‘imbécil’– para completar: “mentiroso.” peña no aclara, dice amlo, cómo lo hará ni de dónde sacará los recursos.

peña no sólo le roba propuestas a andrés manuel. retoma alguna del partido verde –aunque ahí cabe la excusa de ser también candidato de esa otra runfla de bribones. “el partido verde ha propuesto que si las instituciones de salud del estado no tienen las medicinas que requieres, el gobierno te las pague. me parece una buena propuesta” –dice peña. por supuesto no es buena, sino otra ocurrencia populista de los seudoecologistas, como la pena de muerte a secuestradores que permutaron por cadena perpetua. “que el gobierno te la pague” es una especie de castigo a la ineficacia que podría exigir un partido que no estuviera en el gobierno pero que resulta ridícula como promesa de un candidato a la presidencia, quien debiera reorganizar las instituciones de salud pública para que eso, la falta de medicamentos o la mala atención, fuera excepción y no regla.

sabemos que tales fallas no sólo dependen de una escasez presupuestal sino, más bien, de interminables redes de corrupción que más vale no mencionar en plena campaña, no vayan a costar votos. adoptar esa propuesta no sólo resulta de la ya conocida necedad de peña sino, sobre todo, del oportunismo de sus asesores. igual pasa con aquello de reducir el número de diputados de 500 a 400 –quitando, evidentemente, diputados de representación proporcional. es una idea popular que mucho debe a la ineficiencia de nuestro poder legislativo, pero ya algunos han explicado que reducir el número de diputados plurinominales es evidentemente antidemocrático –sólo basta hacer cuentas. peña disfraza así de propuesta popular lo que realmente todos sabemos que busca: una cámara con mayoría de su partido que no objete ninguna de sus propuestas.

por supuesto peña no es el único que toma propuestas prestadas, sea de otros candidatos o partidos o “directamente” de esa quimera que se llama opinión pública. y eso no está mal. lo malo es que se repitan lugares comunes como verdades profundas o propuestas de cambio radical.

las ideas que los publicistas fabrican para los candidatos hacen pensar en aquél capítulo de mad men en el que, ante la reciente prohibición legal de anunciar los cigarros con las bondades y beneficios del tabaco, don draper propone para la campaña de los lucky strike decir, simplemente, “it’s toasted.” cuando los directivos de la cigarrera le explican que no es la única marca que tuesta el tabaco, draper responde que no importa, son los primeros en decirlo.

¿en propuestas de gobierno importa quién es el primero en decirlo o importa más quién ha pensado las políticas y la política –la ideología, pues– que cada una implican?

Written by ahgalvez

05/05/2012 at 18:10

televisión y democracia

with 4 comments

no se trata sólo de la evidente –¿e inevitable?– complicidad y complacencia de las dos grandes televisoras privadas en méxico con quienes detentan el poder político; ni tampoco de su también muy evidente desinterés en, por un lado, abrirse a las distintas opciones políticas en tanto información que está ahí y es parte de lo que podríamos llamar su materia prima y, por otro, de hacer explícito cuando la balanza se carga más al lado del comentario que de aquél de la información pura –si eso existe realmente. no se trata sólo del desinterés vulgar que exhiben cuando se trata de incidir críticamente en la opinión pública y no nada más de manipularla veladamente. ni de la altanería arrabalera de ricardo salinas en el reciente caso del debate entre los candidatos a la presidencia.

 

eso, sin duda, es grave, gravísimo. pero peor es la incapacidad para producir televisión inteligente, a la altura de los tiempos que vivimos. el peor obstáculo de las televisoras mexicanas a la democracia, para ser esquemáticos, son las telenovelas. y claro, también los programas de variedades, los programas cómicos y de entretenimiento, torpes, de mal gusto, baratos. pero las telenovelas son sin duda peores que la manera tendenciosa de informar de lópez dóriga y secuaces.

 

la democracia tiene dos soportes fundamentales, el lenguaje y la imaginación. la democracia se basa en la posibilidad de convencer al otro mediante una narrativa que lo haga imaginar otras posibilidades, diferentes y más ricas. y si no son el único obstáculo, si pienso que las telenovelas del canal de las estrellas o de tv-azteca hacen poco, muy poco bueno y mucho mal en relación tanto al lenguaje como a la imaginación. y no se trata de pensar en programas culturales en vez de telenovelas –contraparte de los circos de la caridad que los pelmazos de las televisoras nacionales proponen cuando quieren presumir conciencia social. no. ni desperate housewives, ni lost, ni the big bang theory o mad men, por mencionar sólo unos cuantos programas de la televisión en estados unidos, son alta cultura –o, más bien, trabajan disolviendo esa división entre lo alto y lo bajo. son simplemente historias que propician y exigen un poco más de nuestras capacidades narrativas –es decir, de hablar e imaginar, de hablar imaginando.

 

nuestras telenovelas –y son tan nuestras como nuestra propensión a pasarnos el semáforo en rojo– ni requieren ni permiten imaginar otra cosa que la niña pobre –siempre rubia– es realmente hija bastarda del señor de la casa y media hermana del joven que la pretende. historias contadas además con recursos visuales y narrativos que, de nuevo, ni suscitan ni exigen ninguna participación medianamente creativa o inteligente del espectador.

 

si un capítulo de los sopranos puede ser mejor que los cacareados 20 minutos de lectura de un mal libro, media hora de una telenovela mexicana pueden dejar al espectador incapacitado para 5 minutos de una lectura medianamente exigente –pregúntenle a peña nieto, si no.

 

lo mismo sucede con los chistes de un supuesto doble sentido que no tiene ningún doblez y que apunta, desvergonzado, de la manera más directa a un sólo objetivo: la carcajada fácil que poco tiene de humor y nada de ironía ni crítica.

 

si de algo son culpables televisa y tv-azteca, no es primordialmente de engañar u ocultar información, ni de su nulo interés en ejercicios cuasidemocráticos como el acartonado debate que se nos viene encima, sino de negarse a construir una comunidad más crítica y preparada de espectadores-consumidores. quizás sea parte pereza, parte perversión y parte un secreto miedo que surge de saberse en el fondo incapaces de producir algo que pueda interesar a un espectador ilustrado. quizá los patrones de televisa y azteca no ignoran que un buen espectador es un mejor consumidor –pregúntenselo a hbo– sino que simplemente su menú no pasa de la misma quesadilla eternamente recalentada. los jodidos –para retomar la frase del señor azcárraga– son ellos. ricos, pero jodidos.

Written by ahgalvez

02/05/2012 at 20:24

Publicado en Uncategorized

Tagged with

promesas y compromisos

leave a comment »

promesas. compromisos. palabras, palabras, palabras. por eso, porque no son más que palabras y las palabras se las lleva el viento, peña nieto firma y confirma sus promesas y compromisos –y ante notario. no es el único pero sí de los peores ejemplos de ese modo absurdo de desconfiar de la palabra que tenemos los mexicanos. el lugar común pone junto al ‘como méxico no hay dos’ el que los mexicanos somos gente de palabra. pero en la palabra que decimos confiar es en esa que cierra un trato, que fija un compromiso. la que pone punto final: ‘no hablemos más, te pago mañana –y si lo dudas, te lo firmo ante notario.’ no, cómo crees –se supone que es la respuesta correcta–, te creo, confío en tu palabra. y ahí se acaba todo. se cierra, provisoriamente, el asunto. hasta el día siguiente que fulano ni te paga ni te contesta el teléfono.

peña nieto, por ejemplo, no discute. ya lo dijo. ya lo anunció el líder de su partido: no irá a debates más que obligado por la ley y a los que vaya irá, faltaba más, a reafirmar sus promesas, no a discutir. lo peor es que eso no es sólo resultado de una clara estrategia de campaña: el equipo de peña nieto protegiéndolo a sabiendas que cualquier oportunidad le queda chica para decir una tontería o demostrar su escasa capacidad intelectual. también es síntoma de una desconfianza en la palabra muy extendida entre nosotros. repito, decimos creer en la promesa disfrazada de palabra que zanja discusiones, pero aborrecemos el discurso y la crítica, el ejercicio lógico –de logos, palabra– que nos lleva de una idea a otra, que lanza esas ideas en vilo como trapecista dando un triple mortal y sin red. eso no.

no discutamos, dice la canción que debe ser la favorita de peña nieto y de toda la clase política mexicana a la que esa palabra –política– le queda grande, muy grande. será que yo le creí a hanna arendt aquello de que la política depende de la acción, una forma humana del hacer que, en contraposición al trabajo y a la labor, la hacemos entre nosotros y la hacemos con palabras y, además, cuyos resultados no son previsibles. uno siembra una semilla de manzana –labor– esperando que crezca un manzano y de manzanas; uno corta un trozo de madera –trabajo– para fabricar una silla. pero si se discute sobre algo es, precisamente, porque no sabemos aún a qué queremos llegar, porque no estamos de acuerdo y el acuerdo, el consenso, es algo que se irá construyendo en el proceso mismo de discutir.

peña nieto no quiere discutir no sólo porque intuya –y su equipo le confirme– su incapacidad intelectual sino, sobre todo, porque piensa que ya sabe qué quiere y que lo que quiere lo quieren todos quienes votarán por él y también el resto –numéricamente considerable pero no mayoría si no estuvieran, ¡ay!, los indecisos y los decididamente abstencionistas. peña nieto no discutirá porque ya dio su palabra, firmada ante notario. se comprometió y, dice, cumplirá. pero en el remoto caso que cumpliera peña nieto será entonces un buen padre de familia –que le dice a sus hijos ‘se callan y hacen lo que yo digo porque soy su padre y busco su bien’– pero nunca un político. por eso, entre otras cosas, no votaré por él.

Written by ahgalvez

23/04/2012 at 15:02

Publicado en Uncategorized

Tagged with

el mito del piso firme

leave a comment »

en el libro cultura arquitectónica de la modernidad mexicana, antología de textos 1922-1963, editado por enrique x. de anda y salvador lizárraga y publicado por el instituto de investigaciones estéticas de la unam, se incluyen varios textos de alfonso pallares, entre ellos uno publicado el 23 de abril de 1924 en el periódico exceslior titulado cómo habita el pueblo mexicano. pallares inicia así:

“es bien sabido que 80 por ciento de la población de la república es analfabeta, ¿qué proporción de habitantes de la misma habita en moradas dignas de hombres civilizados? vienen inmediatamente a la memoria los nombres jacal, choza, adobe, accesoria, cuarto de vecindad, suciedad, miseria… ¡miedo!”

como buena parte de la burguesía bien intencionada de finales del siglo 19 y principios del 20, en méxico y en el mundo, pallares veía con una mezcla de vergüenza, asco y disgusto los lugares en que habitaban los más pobres del país, y pensaba que transformar esos espacios sería causa y no efecto de la mejoría económica, pero también social y cultural, de aquéllos.

“mejorando las casas de las clases trabajadoras será posible remediar la miseria, tanto material como espiritual, que ha sido descrita –mediante una mejora radical de las condiciones de la vivienda– se elevará a gran parte de esas clases de la ciénaga de sus poco humanas condiciones de existencia hacia las alturas del bienestar material y espiritual.”

eso no lo escribió pallares sino el economista austriaco emil sax (1845-1927) en su libro las condiciones de la vivienda obrera y su reforma, publicado en 1869 y citado en 1887 por frederick engels en su texto la cuestión de la vivienda. para engels la postura de sax era ejemplo de la manera como la burguesía pretendía mejorar las condiciones de vida de la clase obrera sin cambiar las estructuras de producción capitalista. dicho de otra manera, para engels la condición de la vivienda no era causa sino efecto de la pobreza y la marginación.

lo más probable es que tanto sax como engels tuvieran razón y la vivienda sea a la vez causa y efecto de la marginación y la pobreza. volviendo al texto de pallares, éste insiste en equiparar el analfabetismo con los problemas de hacinamiento y mala calidad de la vivienda –es decir, de algún modo en culpar a los habitantes, o de menos hacerlos responsables por ignorantes, de las condiciones de sus habitaciones.

“tanto o más como infundir odio a no saber leer, escribir, contar –continúa pallares– , hay que imprimir odio a vivir, habitar en chozas de carrizo y barro, en jacales de adobe sin puertas ni ventanas, en accesorias hediondas, en casas desvencijadas y fétidas. en estos edificios de transición entre la época troglodita y la edad de la civilización y de la conciencia humana, todo es malo, muros que no protegen y que albergan toda clase de bichos, techos que no cubren y que también son la morada predilecta de las sabandijas, pisos que no se levantan ni se diferencian de la tierra, del lecho de los animales; promiscuidades de cosas y seres y sexos los más disímbolos, ausencia del agua que corre y se lleva consigo todo lo sucio, lo inmundo, lo que enferma, mancha, desasosiega.”

no dudo de las buenas intenciones de pallares. incluso aprecio su dureza que hoy sería tan políticamente incorrecta cuando describe su paso por un pueblo de guerrero:

“cruzamos un riachuelo insignificante y entramos en el pueblo. la visión superluminosa y ultramiserable de muchos, o de casi todos nuestros pueblos, aparecía ante nosotros agobiante. ¿para qué tanta claridad, tanto cielo azul, tanto sol? es algo así todo esto, como un microscopio fatídico que agranda y amplifica tremendamente la deformidad del microbio. en medio de tanta claridad aparece inmensa y desesperante la fealdad de nuestros indios, la inhospitabilidad primitiva y suciedad de las viviendas, la animalidad de su existencia.”

pallares insiste. habla de la “horrenda y agobiante luminosidad de cosas y seres feos” como de “la tragedia de la raza.” confía en que la casa civiliza y enaltece. que “méxico será verdaderamente un país de indiscutible valor cultural cuando todos sus habitantes sepan leer, escribir, contar y trabajar” pero también cuando sepan vivir y habitar en una casa, lo que significa “saber utilizar las diversas comodidades de la arquitectura y de la industria modernas.”

sin embargo, no dejo de advertir en su discurso un esquematismo estético que se traduce en reduccionismo económico trasvestido en búsqueda por el desarrollo y la igualdad. agua corriente, drenaje y luz para todos, sin duda. súmenle hoy acceso a internet y a los artilugios para usarlo. pero pensar que el adobe y el piso de tierra nos degradan y el piso firme, levantado y diferenciado de la tierra, nos salva y civiliza me parece excesivo e ingenuo. mucho más hoy que en 1924 y mucho más como tema de propaganda de gobierno y campañas.

Written by ahgalvez

11/04/2012 at 15:04

Publicado en Uncategorized

Tagged with